Jock Zonfrillo, ganador del Basque Culinary World Prize 2018

El chef Jock Zonfrillo ha sido proclamado ganador del Basque Culinary World Prize 2018 por su labor en la defensa de la cultura de los pueblos nativos de Australia y por su trabajo para salvaguardar la tradición culinaria aborigen.

Jock Zonfrillo, chef escocés ganador del basque culinary world prize 2018.

Desde que hizo de Australia su hogar, en el año 2000, Jock Zonfrillo ha visitado cientos de comunidades remotas para entender los orígenes de sus ingredientes y su significado cultural. El chef ofrece una plataforma en la carta de su prestigioso restaurante Orana, ubicado en Adelaida, y ha acercado las tradiciones culturales aborígenes a un público más amplio a través de programas como el Nomad Chef. Jock Zonfrillo recibirá 100.000 euros para destinar a un proyecto de su elección, que exprese el poder transformador de la cocina.

El Basque Culinary World Prize es un premio único y global otorgado por el Gobierno Vasco en el marco de la estrategia integral Euskadi-Basque Country y por Basque Culinary Center (BCC) institución académica líder en gastronomía, que reconoce la labor de chefs con iniciativas transformadoras en áreas de innovación, tecnología, educación, medio ambiente, salud, industria alimentaria y desarrollo social y económico, entre otros.

Jock Zonfrillo ha sido elegido ganador de entre diez finalistas, 7 hombres y 3 mujeres: Anthony Myint (Estados Unidos); Caleb Zigas (Estados Unidos); Dieuveil Malonga (República del Congo/Alemania); Ebru Baybara Demir (Turquía); Heidi Bjerkan. (Noruega); Jock Zonfrillo (Australia/Escocia); Karissa Becerra (Perú) ; Marc Puig-Pey (España); Matt Orlando (Dinamarca/Estados Unidos); Virgilio Martínez (Perú). Los finalistas pertenecen a una generación de chefs internacionales que han expandido su rol en la sociedad y han redefinido su profesión, aprovechando su conocimiento, liderazgo, vocación emprendedora y creatividad que les distingue, para generar cambios transformadores en la sociedad.

En 2017 este premio fue otorgado a la chef colombiana Leonor Espinosa, por la labor que realiza con comunidades indígenas y afrocolombianas para identificar, reivindicar y potenciar tradiciones gastronómicas como motor social y económico. En 2016 la venezolana María Fernanda Di Giacobbe fue merecedora del galardón por la creación de una red de educación, emprendimiento, investigación y desarrollo, en torno al cacao, como fuente de identidad, cultura y riqueza económica; brindando oportunidades a mujeres en situación de vulnerabilidad económica, emponderándolas, capacitándolas y convirtiéndolas en microempresarias del chocolate.