Tastia Group inaugura en Valencia un nuevo Muerde la Pasta

La cadena de restaurantes Muerde la Pasta, perteneciente al grupo multimarca Tastia Group, ha anunciado la apertura de su sexto local en la Comunidad Valenciana. El nuevo establecimiento, que estará ubicado en el centro comercial El Saler de Valencia, es el primer restaurante que inaugura la compañía tras el anuncio de su reorganización en tres grandes líneas de negocio: restauración, alimentación y construcción.

Este nuevo restaurante, que abre en régimen de franquicia, forma parte del proyecto de expansión previsto por la enseña para este año, y que supondrá la apertura de un total de seis nuevos locales a lo largo del ejercicio 2018. Los primeros restaurantes del año ya se han abierto en Sevilla, Zaragoza, Valencia, hay tres nuevas aperturas previstas para este ejercicio, y dos más que abrirán en fecha muy próximas a Navidad.

El nuevo local de El Saler, es el tercer local de la compañía en la provincia, en la que está también presente en los centros comerciales Bonaire y Este y en el edificio que antes ocupaba el emblemático cipe Capital de Valencia. Como el resto de establecimientos de la compañía, se caracteriza por sus amplias y acogedoras instalaciones, ya que la marca se posiciona como un espacio idóneo para disfrutar de su amplia variedad gastronómica en todo tipo de ocasiones y en una amplia franja horaria.

El establecimiento cuenta con un total de 850 metros cuadrados útiles, de los cuales 64 están destinados a la cocina, 428 al comedor  con capacidad para 375 comensales, y 82 m2 de zona Pasta Park, un parque infantil que cuenta con aforo suficiente como para que más de 75 niños disfruten de su habitual piscina de bolas y su gran tobogán.

En este restaurante se podrán degustar más de 150 recetas en su característico buffet, donde se puede elegir un sinfín de recetas típicas de la cocina italiana y mediterránea, elaboradas diariamente con productos frescos y de primera calidad, y una gran diversidad de platos por un precio único.

Muerde la Pasta creció un 15% en ventas frente al ejercicio anterior, alcanzando una facturación media por local de 2,5 millones de euros al año. En total, el año pasado pasaron por sus establecimientos 5 millones de clientes.