Sant Pau cerrará en octubre, después de treinta años de historia

Después de treinta años de trayectoria, Carme Ruscalleda y Toni Balam han decidido cerrar las puertas de su restaurante Sant Pau en Sant Pol de Mar; el emblemático local que abriesen en 1988 y que en la actualidad cuenta con tres estrellas Michelin.

Toni Balam y Carme Ruscalleda.

En un comunicado lanzado a la prensa, Ruscalleda y Balam afirman que no se jubilan, sino que van a “reinventar nuestros compromisos profesionales y a darle más recorrido, contenido y futuro a nuestro departamento COCINA ESTUDIO. Emocionados les comunicamos esta decisión profesional desde la perspectiva de un recorrido de 30 años, de una historia de éxito y de vivencias extraordinarias al frente del Sant Pau de Sant Pol de Mar”.

Así, el sábado 27 de octubre, Sant Pau de Sant Pol de Mar servirá su última cena. Ruscalleda afirma no querer, a pesar de esto, “cortar el cordón umbilical que nos une a la cocina y a la gastronomía. Prueba de ello es la colaboración en el Restaurante Odyssey de Joël Robuchon en el Hotel Metropole de Monte-Carlo con un pop-up durante los meses de julio y agosto para el servicio de cenas”.

En el comunicado, Ruscalleda y Balam han hecho balance de 30 años de historia en los que se han marcado hitos como la apertura de Sant Pau en Japón, o los compromisos adquiridos con el Hotel Mandarín Oriental, al frente de cuyo restaurante Moments se encuentra su propio hijo, Raül Balam.

“Los 30 años del Sant Pau nos conducen a una reflexión, que creemos lícita y natural. Llevamos los dos una vida compartida y laboral de 50 años, por la que nos sentimos llenos de vida e ilusión, y estamos agradecidos a la suerte que nos acompaña. La suerte de trabajar con un staff profesional que ama la naturaleza y siente el compromiso de los colores de la marca Sant Pau-Carme Ruscalleda. Sin un buen equipo no hay discurso gastronómico, y nosotros lo tenemos. En Sant Pol, en Tokyo, en Barcelona y este verano también en Mónaco. Nos satisface enormemente contar con su fuerza, su colaboración y su complicidad”, dicen Ruscalleda y Balam en el comunicado.