La octava edición de Tapapiés calienta motores de la mano de Estrella Damm

El festival Tatapiés se ha convertido en un verdadero referente sociocultural en Madrid después de ocho ediciones.

El festival Tatapiés se ha convertido en un verdadero referente sociocultural en Madrid después de ocho ediciones.

Entre el 18 y el 28 de octubre el barrio madrileño de Lavapiés acoge la VIII edición de Tapapiés, la séptima consecutiva en la que la Asociación de Comerciantes de Lavapiés Distrito 12 cuenta con el patrocinio de Estrella Damm para la organización de este festival.

La cervecera hará entrega de uno de los premios del festival, el del bocado que mejor maride con su cerveza entre los presentados por todos los locales participantes a un de 1’50 € cada tapa, y de 2’50 € si va acompañada por caña o botellín de Estrella Damm.

Se espera que la diversidad cultural se saboree un año más en cada propuesta, entre las que habrá opciones vegetarianas, veganas o sin gluten perfectamente diferenciadas tanto en los bares y restaurantes como en los mercados. Un aspecto que sí será común entre todos los participantes será la sostenibilidad. Y es que uno de los requisitos es que utilicen loza, cristal o materiales compostables para servir su propuesta y que la receta se componga de al menos un ingrediente de km 0.

Las más de 60 actuaciones que tendrán lugar por plazas y calles serán el mejor acompañamiento y la perfecta banda sonora del evento, cuyo pistoletazo de salida se dará con el ‘Coro de Voces LGTB de Madrid’ el viernes 19 de octubre a las 20:00 horas en la Plaza de Lavapiés.

Como adelanto, entre los grupos ya confirmados para la edición de 2018 están ‘Widow Makers’ (rock & roll) -que será la segunda vez que toquen en este festival-, ‘Zagala’ (música tradicional ibérica), ‘Tongo’ (fusión), ‘Buguibún’ (glam rock) o ‘Tierra Taranta’ (italian folk music) entre otros.

Más allá de los escenarios habrá exposiciones de artesanía todos los días, obras de teatro, actividades para niños, y una nueva edición de Chollopiés, donde el resto de comercios del barrio se unen a la fiesta haciendo descuentos y sorteando cheques para futuras compras. En definitiva, entretenimiento para todos los gustos y edades.