España se queda fuera de la final del Bocuse d’Or

Durante los pasados días 11 y 12 de junio, Turín ha sido sede de la final europea del prestigioso certamen culinario Bocuse d’Or: una final que ha ido a parar a las manos del equipo de Noruega.

Durante dos jornadas, veinte equipos han competido con un extraordinario nivel para conseguir el pase a la final mundial de Lyon 2019. Finalmente fue el chef Christian André Pettersen de Noruega el que se proclamaba vencedor de esta sexta edición de la final europea del Bocuse d’Or. Suecia y Dinamarca fueron los países que acompañaron a los noruegos en el podio después de estos dos días de intensa actividad. Todos ellos volverán a verse las caras en la final de Lyon, que tendrá lugar el próximo mes de enero.

El equipo español en la final europea del Bocuse d’Or.

Por su parte, el equipo español -formado por el chef Juan Manuel Salgado; su ayudante de cocina, Adrià Viladomat; el coach y una estrella Michelin Romain Fornell, y el ocho estrellas Michelin Martín Berasategui en calidad de Presidente- compitió el lunes 11 en el box 7, elaborando dos platos, uno de huevo y queso Castelmagno –servido en plato- y otro, de solomillo, mollejas y arroz -servido en bandeja-. Juan Manuel y Adrià, en su segunda participación europea, elaboraron 15 raciones que fueron muy bien valoradas por el selecto jurado degustación.

Así, España obtuvo una puntuación de 1.445 puntos gracias a sus dos creaciones. El primero, compuesto por Buñuelo de yema, estragón y muselina de hierbas. Pepino encurtido y velo de tomate; tartaleta crujiente de esparrago violeta, ravioli de flor de calabacín y queso Castelmagno; salsa Beurre Blanc, flan de agretti, espárrago cítrico, mayonesa de plancton. El segundo plato, Rulo de solomillo relleno de arroz negro y muselina de trufa. Remolacha encurtida y crême frâiche; guiso de mollejas, tartaleta de yema curada y guisantes; crema de nabo Daikon, ensalada de escarola y brotes; Antipasti de nieve de gazpacho y Bombón líquido de oliva. Una puntuación que situó al equipo español en undécimo puesto, a las puertas del pase a la final soñada de Lyon en 2019.

Esta ha sido la primera final europea sin el maestro Paul Bocuse –fallecido en enero de este año-. Como ya ocurrió en la edición pasada de los Premios Oscar, la sorpresa se produjo al final de la ceremonia cuando el equipo anfitrión, duodécimo en la clasificación, un puesto por debajo del equipo español, consiguió el pase directo a Lyon, a pesar de no encontrarse dentro del top ten. Italia obtuvo además el ganso al mejor ayudante de cocina; mientras que Francia y Finlandia se alzaron con los premios al mejor plato: huevo y queso, por parte francesa, y solomillo, arroz y mollejas, para los fineses.