En 2014, sesenta céntimos menos para gastar en la hostelería

En Restauración News reina también optimismo; sobre todo, por las adhesiones recibidas como consecuencia de la edición del número anterior, dedicado a celebrar nuestro décimo aniversario, y donde un volumen inusitado de profesionales quisieron tomar parte en dicha efeméride utilizando las páginas de la revista para recordar cómo, entre todos, hemos contribuido a fortalecer el sector de la hostelería. Mil gracias.

Esa euforia debe permanecer en los primeros meses de 2014 pese a que enero y febrero no son los mejores meses del año para una hostelería con demasiados y espinosos dossiers abiertos: él ultimo versa sobre los vales comida.

Ese decreto ministerial que pasó desapercibido en fechas pre-navideñas sobre nueva tributación de flecos salariales puede poseer argumentos y justificantes desde la perspectiva recaudatoria gubernamental, máxime si hablamos de ingresos para las menguadas arcas de la Seguridad Social.

Pero de nuevo cae sobre la hostelería otra pedrada. Gravar los vales de comida, aunque hablemos de una pizca (sesenta céntimos) de pérdida de valor facial, equivale a menos circulación de los mismos y, por consiguiente, menos tráfico en los restaurantes. La Fehr, en una primera estimación, habla de considerables cifras a la baja de clientes y gasto.

Hace cincuenta años que Jacques Borel creó los cheques restaurante en Francia, país en el que su uso es tal que ya se ha creado una app para que las tarjetas de crédito se usen como tales. Puede que el modelo español no siga al francés, pero un montón de convenios colectivos contempla esta figura, que lleva camino de perder su contribución al poder adquisitivo de los trabajadores.

En el citado número del décimo aniversario ya denunciábamos lo que sufre la hostelería cuando se aplican medidas de política económica sin calibrar bien sus repercusiones colaterales. He aquí una más.

No estaría de más acudir al longevo Borel para pedirle que sugiera cómo debe defenderse el sector, tal como hizo en Francia con la –efímera– bajada de los tipos de IVA durante el gobierno Sarkozy o, más recientemente –septiembre pasado–, como asesoró a la profesión en Reino Unido para organizar la Tax Parity Day, dada la presión fiscal que soporta la hostelería británica.

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Suscripción boletín

Formulario de suscripción al boletín diario.