El Perro Salvaje, hot dogs castizos y de calidad

La fórmula parece sencilla, perritos calientes de calidad con salsas para llevar y bebida. Sin embargo, el mercado madrileño del hot dog está aún por eclosionar. Un nuevo operador, incipiente, puede ayudar a cambiar las cosas. Son El Perro Salvaje.

Javier Mesa

Fernando del Valle y Enrique Gallardo, fundadores de El Perro Salvaje. © Javier Mesa / Restauración News

Fernando del Valle y Enrique Gallardo, fundadores de El Perro Salvaje. © Javier Mesa / Restauración News

Con apenas diez días de actividad visitamos este pequeño local a pie de calle, la de Carretas a un paso de la Puerta del Sol madrileña, para conocer un modelo de negocio puesto en marcha por dos emprendedores de larga trayectoria. Se trata de Fernando del Valle y Enrique Gallardo, amigos y ex empleados de El Corte Inglés, director de RRHH el primero y de centro comercial el segundo, que ahora se lanzan a la calle para pujar en un segmento poco explotado en restauración organizada como el del perrito caliente.

Tras ver un programa de televisión sobre el hot dog de Chicago, a Fernando (ex director de RRHH también en Grupo Vips y franquiciado de la marca) se le iluminó la bombilla. “En Madrid el segmento del perrito caliente no está bien tratado y el público aún lo asocia con algo de mala calidad. Inmediatamente pensé en mi amigo Enrique y nos pusimos a investigar las claves del negocio para poner en marcha El Perro Salvaje después de seis meses de analizar éxitos y fracasos en torno al hot dog dentro y fuera de España. Vimos que había hueco para un producto de mucha calidad y gran aporte de innovación en cuanto a nuevos sabores y mezclas, pero a un precio muy popular”.

Inmediatamente apostaron por un modelo de street food, no de fast food, para huir de la connotación de baja calidad, explica Enrique, dedicado al mundo de la gastronomía y el fenómeno callejero a través de las redes sociales desde 2013 con Código Foodie. “Nuestra obsesión es estar en la calle, ir a buscar al cliente para que pruebe nuestros perritos y que noten la diferencia. La localización a pie de calle es fundamental dentro del sector del hot dog norteamericano, que se basa en el consumo por impulso en formato take away. No pretendemos ser un local de destino, no es nuestro segmento”.

La oferta de El Perro Salvaje se centra en el perrito caliente con carne 100% de vacuno.

La oferta de El Perro Salvaje se centra en el perrito caliente con carne 100% de vacuno.

Lo siguiente fue dar forma al producto principal. Para lo cual acudieron a un fabricante de embutidos alemán que materializó su salchicha “de ternera en tripa de cordero, al estilo estadounidense, con el toque ahumado justo y la delicadeza de mordida deseada”, aclara Enrique. A continuación se formuló el bollo de pan al estilo de Chicago “hecho al vapor, muy mullido y blando y poca presencia en boca para aportar más textura que sabor  y servir correctamente para mantener la salchicha y las salsas”. Estas salsas son otra de las claves de la marca, ya que se trata de recetas exclusivas preparadas con ingredientes frescos y de calidad en los propios locales. Una por las que están apostando más es la de callos “un homenaje a Madrid. Una salsa genuina que respeta el sabor del sofrito pero usando pata de ternera en lugar de callos para aportar es ‘gelatinosidad’ típica y el chorizo asturiano para el toque ahumado”, explica Enrique. “El chili con carne, por su parte, lo hemos hecho con la formulación del Ben’s Chili Bowl de Washington, especiado y subido de picante. Pero la idea es que si abrimos en otras ciudades, podamos adaptar nuestra oferta con salsas típicas de cada plaza”.

Su oferta se centra exclusivamente en perrito caliente y bebida (la cerveza es de Mahou, Founders y Nómada) por un ticket medio de 6€. Así, la carta se desglosa en seis opciones: Pointer (chucrut, salsa de cebolla y mostaza especiada); Labrador (tomate, relish de pepinillo, cebolla fresca, pepinillo en vinagre, piparras, mostaza y sal de apio); Boxer (chili de carne, cebolla fresca, queso cheddar y mostaza); Saluki (hummus, mayonesa de harissa, encurtidos y especias); Chihuahua (guacamole, pico de gallo, mayonesa de chile, jalapeños y queso de Oaxaca); y El Perro Salvaje (con salsa de callos), además de uno personalizable. “Decidimos no poner acompañamientos para dar a conocer el corazón del negocio, que es el perrito, a un precio único de 3,90€, de manera que cualquier cliente pueda comer un hot dog de calidad con el suelto que lleve en el bolsillo y no tenga que basar su elección en un precio”, aclara Fernando. Además, quieren evitar la retención de público en un local de pequeñas dimensiones y sin sala propiamente dicha, facilitando la gestión de colas y la operativa.

Otro de los objetivos de El Perro Salvaje es convertirse en un referente de las horas valle de la hostelería tradicional, como la madrugada. De esta manera, el local, con licencia de 24 horas, abre en verano de domingo a miércoles desde las 12 hasta las 2 de la madrugada y de jueves a sábado hasta las 7 de la mañana.

Todo esto en una primera fase de prueba del modelo. En una segunda, los responsables de la enseña ya prevén el desarrollo a través del delivery y la participación en eventos de street food…  “Creemos que la especialización es buena. Y al igual que ocurrió en su momento con otros formatos ya muy desarrollados como la hamburguesa, con el perrito creemos que se abre una nueva espita para la restauración”, finaliza Fernando.

Suscripción boletín

Formulario de suscripción al boletín diario.
  • Leticia Plaza

    Suculentos perritos a un precio que cualquiera se puede permitir. La calidad de los ingredientes es de 10 y los sabores te transportan. Gracias por hacernos felices a los amantes d los perritos con un producto de calidad. 😍