Nos vemos en Dans le Noir

 Silvia Resa

En Dans le Noir? nada es lo que aparenta por lo que un vino blanco puede parecer rosado y un tinto, un blanco ¿la razón? que se trata de una nueva experiencia gastro en Madrid y consiste en cenar sin ver, pero sin ver nada de nada… toda una aventura sensorial.

 

20170719_DLN0

Ya lo dice la traducción de su nombre en francés, Dans le Noir, esto es: En la Oscuridad, donde comer y beber resulta estimulante, pues tal y como indica el eslogan del propio establecimiento “se apaga la luz, se despiertan los sentidos”.

Así de pronto nos asaltan las dudas: ¿cómo es posible cenar a oscuras? ¿qué tengo que hacer para entrar y llegar hasta mi silla? ¿y para alcanzar cubiertos y copas? Es más, podemos llegar a sentir un cierto cosquilleo en el estómago en el momento de entrar a la oscuridad. Pero todo está bien dispuesto en este restaurante de origen francés en el que los camareros ejercen de expertos guías, pues son invidentes.

Lo primero es dejar móviles y relojes en una taquilla individual, para evitar referentes lumínicos en el interior de la sala.

20170719_DLN1Se hace luego una fila en la que cada cual pone su mano en el hombro del cliente que nos precede, siendo la primera de la fila una persona ciega. Dicho camarero nos facilitará el acceso hasta nuestro asiento, en torno a una mesa que sólo intuye él y en una sala en la que por más que abramos los ojos (y los abrimos mucho) no veremos nada.

En este punto es importante respirar hondo por la nariz y exhalar el aire por la boca, como si de un entrenamiento se tratase. De esta manera se equilibra ese exceso de adrenalina que inconscientemente se produce en nuestro organismo y que podría restar parte del glamour a la experiencia.

Del menú, que se elige en el momento de hacer la reserva online, no sabemos tampoco nada de nada; tan sólo el número de platos. El resto hay que dejarlo a la intuición y sobre todo al resto de los sentidos.

Y empieza el espectáculo. Nos sirven el primer vino y cada cual comenta su parecer, alguno incluso se atreve a aventurar la variedad. Hay risas y de momento todo el mundo habla alto. Se trata, al parecer, de una reacción habitual cuando nos privan de uno de nuestros sentidos, pues el cerebro intenta compensar el desequilibrio.

Es posible que también haya un poco de subidón adrenalínico, pero la sensación es única. Poco a poco el olfato y el gusto se van intensificando y aunque todavía con cierta torpeza, nos permite distinguir algunos elementos del menú.

De nuevo risas, alguna que otra respiración agitada y cada vez mayor confianza, según van pasando los minutos.

Segundo vino, un nuevo plato y cada vez creemos que afinamos más; tras el postre consideramos que de sobra identificamos los platos. Nos indican que ha terminado y salimos, de nuevo en pose conga, al pasillo de adaptación a la luz.

En el vestíbulo de Dans le Noir descubrimos que efectivamente casi nada era lo que parecía. La experiencia ha sido única. Nos gustará repetir.

El modelo Dans le Noir? fue creado por el grupo Ethik Investment en la capital francesa en 2003. Actualmente cuentan con restaurantes en Nantes, Londres, San Petesburgo, Auckland y Barcelona. Como esquema pop up (establecimientos temporales) están presentes en Moscú, Varsovia, Ginebra, Nueva York, Bangkok y Riad.

20170719_DLN2

Los menús, con precios que oscilan desde los 38 euros del llamado simple, a los 65 euros del degustación, admiten variabilidad en cuanto a número de vinos y extras de postre o entrante.

El equipo de cocina está liderado por el chef gallego Manu Núñez, con escuela gastronómica en Casa Solla, El Bohío, o el Mesón de Doña Filo, además de la academia de pastelería Espai Sucre, en Barcelona. Precisamente en dicha plaza se puso en marcha el restaurante Arume, un proyecto de gallegos en la ciudad condal.

En el diseño de los menús de Dans le Noir? Núñez ha combinado los sabores naturales, basados en productos frescos, con algún toque francés y elementos de la cocina tradicional española; “es un juego de texturas, sabores y referencias que desaparecen o se transforman, dando lugar a una experiencia muy divertida”, dice el chef.

Pues eso. Entonces, ¿nos vemos en Dans le Noir?

Suscripción boletín

Formulario de suscripción al boletín diario.