Nordikos reinventa el helado en otoño

Uva espinosa, flor de saúco, mora ártica o espino amarillo son algunas de las frutas que se recogen en los bosques de Dinamarca para ser consumidos no sólo en el momento de la recolección sino fuera de temporada, para lo cual se someten a un proceso de congelación, pues para los daneses se trata de ‘pequeñas joyas’ de gran valor gastronómico. Nordikos ha abierto su primer establecimiento en Madrid para ofrecer estos sabores en forma de polo.

Silvia Resa
Vanessa Fabiano junto a su marido, Jacob Gotfredesen, han puesto en marcha Nordikos. Fotografía: Javier Mesa

Vanessa Fabiano junto a su marido, Jacob Gotfredesen, han puesto en marcha Nordikos. Fotografía: Javier Mesa

Un total de 13 variedades suman frutas e ingredientes de siempre, como la leche, el chocolate o la vainilla, es el caso del helado de uva espinosa con leche y makroner, el de flor de saúco con chocolate negro y frambuesa liofilizada o el de frambuesa con chocolate blanco y makroner.

“Hemos vivido en Dinamarca y allí existe una gran eclosión de aromas y sabores”, dice Vanessa Fabiano quien junto a su marido Jacob Gotfredesen han puesto en marcha Nordikos; “cuando vinimos a España, hace cinco años, nos dimos cuenta de que en este mercado las frutas del bosque nórdico no se conocían”.

Varios pops Nordikos 01De hecho salvo citar al laureado Noma, con tres estrellas Michelín, poco más se sabe de la gastronomía del país vikingo.

“Es importante destacar que estos ingredientes son súperalimentos bajos en grasas y con un elevado contenido en nutrientes”, dice Vanessa; “así la mora ártica, un fruto silvestre típico de los prados y pantanos de Finlandia, Noruega y Suecia y que sólo florece durante tres semanas en julio, contiene vitamina C en una cantidad superior a la naranja (…) El espino amarillo es el fruto favorito en la alta cocina”, sigue Fabiano; “puesto de moda por René Redzepi, el chef del restaurante Noma, se trata de un ingrediente que, además de un inimitable color y sabor, tiene diversas vitaminas y Omega 7 un estimulante natural del colágeno”.

“Asimismo, la grosella roja se caracteriza por su alto contenido en hierro y vitamina C, lo que la convierte en una merienda energizante”, dice Vanessa Fabiano; “y la grosella negra cuenta con antocianina, un antioxidante que ayuda a mejorar la salud cardiovascular, cerebral y ocular”.

 

Pequeños productores daneses

Los proveedores son en su totalidad pequeños productores daneses que llevan a cabo recolecciones de forma natural y sostenible; “con frutas, frutos del bosque y una cuidada selección de ingredientes naturales elaboramos los pops a los que, según la receta de que se trate, se le añade leche, frutos secos o cobertura de chocolate” dice Fabiano.

“Desde que ha empezado el otoño disponemos de un nuevo servicio de takeaway en cajas de seis polos y con entrega a domicilio a través de tres plataformas distintas”, dice Vanessa; “lo hemos llamado el Pack Vikingo e incluye una selección de los seis sabores más auténticos de las tierras del norte, todos sin gluten, como son los de mora ártica con vainilla, ruibarbo con vainilla, espino amarillo con leche y las tres variedades sin lactosa: ciruela mix el cual incluye esta fruta roja y verde, manzana y mora y fresa y grosella roja”.

Varios pops Nordikos 02

Desde la apertura de Nordikos hace cuatro meses, la producción artesanal de estos pops alcanza los 700 diarios; “estamos abiertos todo el año, pues iremos cambiando sabores e incluyendo nuevas referencias de producto pertenecientes a la gastronomía escandinava, haciéndola así más accesible a los clientes”, dice Vanessa Fabiano.

Nos cuenta además Fabiano que estos días estudian la puesta en marcha de un servicio de catering, así como la venta a restaurantes “cuyo perfil ha de ser urbano, sofisticado, con una selección de ingredientes de calidad en su menú y además donde exista una conjunción estética entre el servicio del establecimiento y los productos de Nordikos”.

Los precios son de tres euros para los pops de frutos y fruta sin lactosa así como también para las variedades con lactosa, mientras que el vegano de ciruela roja se vende a 3,50 euros.

¿He dicho que Nórdikos está en Madrid, verdad? Pues disfrutemos de los sabores daneses en forma de helado.

Suscripción boletín

Formulario de suscripción al boletín diario.