Los Galayos, premio ‘Alimentos de España’ a la restauración 2017

El pasado 7 de febrero de 2018 se fallaron los premios ‘Alimentos de España 2017’, que cada año otorga el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para reconocer la labor desarrollada por empresas y profesionales que se han distinguido por producir, ofrecer y divulgar los alimentos de calidad españoles, así como su contribución al desarrollo del sector alimentario español de forma sostenible y eficiente.

20180209 Los Galayos fachada principal 2

Además de varias modalidades de premios relacionados con la industria alimentaria, la mayoría centrados en el producto, se otorga uno de sus galardones a una empresa relacionada con la restauración, que en esta ocasión, en su trigésima edición, ha recaído sobre el restaurante madrileño Los Galayos.

El Ministerio reconoce que en este establecimiento con casi 125 años de historia “hay que destacar su buen hacer en la gastronomía tradicional y la promoción del patrimonio culinario y cultural, a través de una mezcla perfecta entre restauración, cultura e historia”. Argumenta que “el uso del producto nacional es inherente a este establecimiento, por ello en sus elaboraciones no falta el aceite de oliva virgen extra, ni en su amplia bodega los vinos con Denominación de Origen”, y concluye que “otra muestra de esta atención por los alimentos españoles son las jornadas, eventos e iniciativas que organiza, así como los atractivos menús específicos elaborados a base de productos nacionales”.

Salón Duque.

Salón Duque.

Y es que alcanzar un estatus y convertirse en una referencia no es una cuestión efímera ni es fruto de la casualidad. Este éxito, y otros como el sello de Calidad Madrid Excelente, o el mayor reconocimiento, que es el del público local y extranjero, que siempre vuelve, es el resultado de varias generaciones unidas por el trabajo en favor de la calidad y el buen servicio, representadas en un principio por Miguel Grande y después por sus tres hijos: Alicia, Fernando y Miguel, al frente ahora de este restaurante que abrió sus puertas en 1894. Desde entonces siempre se han preocupado por atender las demandas de su clientela y han sabido conjugar el recetario tradicional con notas más modernas participando además activamente en la vida hostelera de la capital como por ejemplo el  Gastrofestival o las distintas rutas del cocido, la del rabo de toro o la de la paella y los arroces… Diferentes propuestas que siempre tienen un precio inferior a los 30 €.

Otra muestra de su atención por el producto español son las jornadas que organiza a título particular a lo largo del año, como las Jornadas Gastronómicas de la judía; de la albóndiga; el cerdo ibérico; las carrilladas; el tubérculo o los cocidos. Fuera de estos monográficos, en su variada carta nunca faltan clásicos como los premiados Cochinillo de Espirdo con patatas revolconas y el Cocido madrileño en puchero de barro. Para acompañar tanto manjar, tal y como reseña el Ministerio, su amplia bodega se compone de muchas referencias nacionales con varias etiquetas como por ejemplo de las D.O. de Navarra, Rueda, Rías Baixas, Lanzarote, Bierzo o Rioja entre otros.

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Suscripción boletín

Formulario de suscripción al boletín diario.