ii Poké, el plato hawaiano de moda hecho marca

Una nueva marca de comida urbana ha nacido en Madrid en torno a uno de los platos más demandados en los últimos tiempos entre los consumidores más jóvenes. Los responsables de ii poké, hawaiian urban poké, tienen claro que su proyecto no nace para pasar de moda.

 Javier Mesa

José Álvaro, fundador de ii poké, Hawaiian urban poké. Foto: © Javier Mesa / Restauración News

José Álvaro, fundador de ii poké, Hawaiian urban poké. Foto: © Javier Mesa / Restauración News

En poco más de un año, las cartas de numerosos restaurantes españoles han incorporado a su oferta el poké bowl, una especialidad originaria de Hawaii cuya composición la entronca con la gastronomía japonesa. Así, a los tartares y los tatakis tan de moda, se suma ahora este plato hawaiano como uno de los must de la nueva restauración. Con diferentes matices, lo habitual es que este plato, que se come con palillos, incluya una base de arroz, pescado (atún o salmón), vegetales y diferentes toppings y salsas que se sirven en un mismo cuenco.

Una nueva marca de restauración surgió el pasado mes de julio en Madrid en una clara apuesta por este plato y cuyo modelo de negocio se fundamenta en la filosofía de vida que gira en torno a él. Se trata de ii Poké (hawaiian urban poké), una enseña creada por José Álvaro, un joven emprendedor con bastantes años de experiencia en restauración organizada aunque con un pasado profesional ligado a la tecnología. El mismo 4 de julio, coincidiendo con el Día de la Independencia de EE UU, abrió las puertas de su primer local en la calle Argensola 17, y a mediados de septiembre, las del segundo establecimiento en Castellana 280.

El poké es un plato de procedencia hawaiana popularizado en Estados Unidos a través de California.

El poké es un plato de procedencia hawaiana popularizado en Estados Unidos a través de California.

“La idea de ii Poké surge hace año y medio dentro de un proceso de investigación en torno a las necesidades y tendencias del mercado en hostelería y estilo de vida y cómo darle respuesta mediante un concepto asociado con la comida que no tiene que ser directamente un restaurante. Conexión, practicidad, conciencia y energía resumen ese estilo de vida. Con estas premisas busco un concepto un poco takeaway, abierto de mente, que permita conocer al cliente desde una tecnología propia para fidelizarlo”, resume el creador de la marca.

El resultado de la búsqueda fue una comida que enganchaba con las últimas tendencias de rapidez, conveniencia, satisfacción y cuidado de la salud, el poké hawaiano. “Es un plato que resume el adn de lo que queremos transmitir. Por un lado se encuentran las características de los ingredientes y, por otro, las de su origen hawaiano. Cuando construimos la marca ponemos el foco en el contexto del mundo abierto en el que nos encontramos para dar de comer en poco tiempo, en un entorno urbano de origen hawaiano. Es una mezcla entre una forma de ser dinámica, creativa y enérgica y el origen ancestral de la receta de un plato con toda una filosofía de vida detrás. Se trata de una especialidad muy colorida, cuyo nombre tiene cuatro letras, fácilmente memorizable, bastante equilibrada a nivel nutricional, fresca y práctica, ya que se puede comer con una mano. Tiene un aspecto parecido al de una ensalada, aunque llena más porque lleva una base principalmente de arroz y deja más satisfecho, lo que enlaza con el concepto de la felicidad a través de la comida”.

Tras la elección del plato protagonista, José Álvaro decidió el formato de servicio. “Muy enfocado al takeaway, al delivery y al pedido online, al concepto de entrar y salir con la comida para comer en la oficina, por ejemplo. Apostamos por unos espacios físicos y digitales donde se reflejara nuestra filosofía de respeto al medio ambiente y el producto y el buen rollo que conviven en nuestra marca”.

El resultado son establecimientos donde el cliente puede pagar en efectivo su consumición o directamente acudir para recoger el pedido realizado a través de la web app de la marca con prepago. “Nuestro modelo es algo más cercano al retail porque el cliente que entra en ii Poké puede mirar y no comprar. Recibe información sobre la marca y su oferta y si le gusta, puede pedir para llevar o sentarse allí mismo. Pero una visita no equivale a una venta segura. Es conveniencia pura. Puedes hacer un pedido online y pasar a recogerlo casi sin colas o que te lo enviemos a casa o la oficina, e incluso puedes venir, mirar y pedir online para recoger in situ… todo es muy fluido. Hay que tener en cuenta que el poké es un plato que permite hacer mucha preparación previa de unos ingredientes que se conservan en frío para poder terminar un plato de manera muy rápida”.

A la hora de elegir, el cliente puede optar por los Favourite, ocho tipos de poké preestablecidos en dos tamaños (500 cc y 750 cc), o bien configurar el suyo propio con una base (arroz, quinoa, arroz hawaiano de bambú o kale), proteínas (atún, salmón, langostino o verduras), seis salsas (ii Poké, leche de tigre, ponzu-lima, sweet chili-lima, spicy shoyu, srirache alioli) y hasta 19 toppings (boniato, anacardos, wakame, rúcula, edamame, sésamo, etc). Esta variedad de elección sitúa su ticket medio entre los 8.85 y los 13.85 euros. En el apartado de la bebida, la marca sirve refrescos, cerveza,  zumos orgánicos y agua hawaiana de origen oceánico. “En nuestra apuesta por la diferenciación queremos que la conexión con el archipiélago sea real, por eso además de este agua tan especial, tenemos alimentos orgánicos hawaianos como el arroz verde con extracto de bambú infusionado o sal procedente de las islas. Trabajamos para obtener la certificación ecológica Ocean Friendly Restaurants y ser el primer local de Europa en tenerlo fuera de Hawaii”, recalca José Álvaro.

ii Poké no nace para formar parte de una moda pasajera, aclara su creador. “En 2018 vamos a intentar abrir tres locales, dos en España y un tercero fuera. No queremos que se asocie la marca solo con Madrid, con la idea de estar en Barcelona y en Londres. Tenemos vocación de recorrido, aunque sabemos que nos va a costar porque transitamos un camino innovador. Abrimos a las 11 de la mañana para que la gente de las oficinas pueda pedir y comer pronto. Cerramos a las 20.00 h en Castellana y a las 22.00 h en Argensola, somos un concepto de early dinner y monoproducto en un envase de plástico, que demás no lleva sides, por lo que nunca seremos un local de destino para ir a cenar. Queremos apartarnos del concepto tradicional de restaurante y llevar nuestro propio camino”.

Local de la marca ii poké en la calle Argensola de Madrid.

Local de la marca ii poké en la calle Argensola de Madrid.

Spread the love
  • 3
  •  
  •  
  •  
  •  
    3
    Shares

Suscripción boletín

Formulario de suscripción al boletín diario.